Publicidad de cine

El último trabajo de Roman Polanski no ha sido un proyecto cinematográfico, aunque los protagonistas de su última creación han sido Helena Bonham Carter y Ben Kignsley.

Esta vez el director de películas como El Pianista o El escritor nos sorprende The Therapy, un corto que la marca de lujo Prada ha presentado en el Festival  de Cannes que se está celebrando actualmente.

Pero esta no es la primera vez que la publicidad se disfraza de cine. La web de Marketing Directo recogió en este link algunas de las mejores campañas en las que la creatividad se muestra en forma de pequeñas joyas audiovisuales.

Os dejo dos muy distintas que me gustan mucho:

(L´Odysée de Cartier)

(Guardian open journalism: Three Little Pigs de The Guradian)

Anuncios

Intocable

Confieso que el cine francés me suele gustar, pero es que con películas como Intocable nunca me faltan motivos. El film de Olivier Nakache y Eric Toledano es  de los que sales del cine con la sensación de haber visto algo que merecía la pena.

 

 

 

En Intocable disfruté de una historia bien estructurada y bien contada, en la que los personajes son creíbles, sólidos y ejecutados por un estupendo reparto. Además, toda la trama y las subtramas se desarrollan con un buen equilibrio de comedia y drama, sin bajar el ritmo en toda la película. Y todo ello acompañado por una gran banda sonora en la que, para mí, las piezas del maestro Ludovico Einaudi juegan un papel importante.

Sin duda, una película que hay que ver, disfrutar y pensar.

Be happy at work

Podría decir que el título del post lo dice todo.

Todo lo que debemos tener en cuenta cuando trabajamos. Y, por qué no, en nuesto día a día.

Porque la vida no es trabajar; pero el trabajo, cuando lo hay, suele ocupar mucho tiempo de nuestra vida. Por eso, creo que merece la pena tener esto en cuenta:

Hablando de trabajo y viendo este vídeo hoy me acuerdo especialmente de mis compañeros de Insert Coin, programa en el que trabajé durane dos años y que hoy ha terminado. Les deseo lo mejor.

 

P.D: Muchas gracias a Paloma Bravo por haberme enviado este vídeo. Me encanta y, además, he descubierto un nuevo grupo musical. Siempre aprendo con sus post y tuits. Mil gracias.

 

Matilda

El otro día no sé cómo hablando con una amiga salió en la conversación la película Matilda.

Ahora recuerdo que fue al pedir un trozo de tarta, y al no poder comer ms, dijimos casi a la vez: “Bruce, Bruce, Bruce”. Y, claro al ,venirnos esa gran escena a la cabeza, y después de un gran ataque de risa, no paramos de disfrutar recordando momentos de esa película, basada en el libro del mismo título de Roald Dahl, que marcó nuestra infancia.

Recordamos detalles de la escuela, de los estereotipos que se reflejan. Pensamos en el respeto que nos daba la señora Truchbull y la ternura de la profesora Jenny. Se nos volvió a saltar la risa al recordar el papel de Dani De Vito como padre de Matilda. Y así, se acabó el pastel y nos divertimos un buen rato recordando esa película que vimos con 9 0 10 años y que prometimos volver a ver pronto.

Porque para muchos el gran mago que ha marcado su infancia (o madurez) ha sido Harry Potter, pero  nosotras crecimos con Matilda.

Cuando la vea de nuevo y con lo que sé ahora, la comentaré. Prometido.

 

 

Hakuna Matata

Para este viernes he rescatado una gran canción de una gran película.

El Rey León” es una de mis películas preferidas de Disney. Desde que la vi con 8 años me encanta. Confieso que entonces las hienas me daban miedo y que la canción del ciclo de la vida me emocionaba. Hoy, sin embargo, son otro tipo de hienas las que me asustan y me emociono con muchas canciones; pero la expresión suajili de esta película, que todos hemos tarareado o citado alguna vez, siempre aparece como un salvavidas en este bravo mar en el que una intenta permanecer a flote.

Hagamos caso a lo que cantan Timón y Pumba:

Hakuna Matata 
Qué bonito es vivir 
Hakuna Matata 
Vive y sé feliz 
Lo más fácil es 
Saber decir 
Hakuna Matata 

Awesome

(Elvis Presley and Sophia Loren by Bob Willoughby, 1958)

Hoy me han enseñado esta web: http://awesomepeoplehangingouttogether.tumblr.com/archive

Y estoy encanta. Alucinada con sus curiosas imágenes, como la de arriba.

¡Me encanta!

Becarismo

(Aquí el trailer del “El diablo viste de Prada“, donde Anne Hathaway interpreta el perfecto ejemplo del becarismo)

En una de esas de cenas de amigas de la universidad en la que te entra la nostalgia y cada cuenta con ilusión pequeñas pinceladas de su vida actual, acabamos hablando de nuestras experiencias como becarias.

El tema salió porque con el verano surge el becarismo, ese momento del año en el que los recién licenciados y los que están formándose se asoman esperanzados al mundo laboral y descubren el mundo real.

Porque de eso sabemos un rato. Porque nosotras, Licenciadas en Comunicación Audiovisual, Publicidad o Periodismo hemos sido unas perfectas becarias precarias. Corrijo, hemos sido y, algunas, siguen siéndolo (si es que tienen esas suerte de no estar paradas).

Y sí, digo becarias precarias, porque el becarismo en el mundo de la comunicación en este país es salvaje, extremo y desalentador.

No contaré historias que conozco, pero la mayoría son caminos duros que, a veces, no llegan a puerto. Sí puedo contar mi primera experiencia como explotada no licenciada. Fue en tercero de carrera. Con 21 años aterricé en Madrid para hacer prácticas en una productora de “las grandes” y, sinceramente, no sé cómo sigo en esto. Aquello fue tan complicado, me sentí tan infravalorada, que más vale que tenía amigos en la ciudad que me salvaron del abismo de sucumbir a aquellos momentos.

Y con esto no digo ni que esté en contra del sistema de prácticas (que sí, en parte sí), ni que no haya que ser becario, ni que trabajar la comunicación sea lo peor. No.

Sé que esto sucede en otras profesiones. Ser becario no es nada nuevo.

Y tampoco lo es el hecho de que nosotros, que hemos sido parte del becarismo actual, mañana seremos quienes con nuestro esfuerzo, trabajo y sacrificio seamos los que tomemos las decisiones, y quienes intentemos que cada persona que llega con ilusión a trabajar con nosotros no pierda esa chispa con la que uno sale al mercado laboral.