Trabajar

Ni en los videojuegos todo es jugar, ni en la vida todo es trabajar.

Seguimos en Barcelona, cubriendo Gamelab.

Pero hay tiempo para todo, y ayer aproveché para dar una vuelta por el centro de la ciudad condal. Cené en buena compañía en el barrio gótico.

Escuché y hablé con una amiga de las de toda la vida. De las que le llamas para decirle que estás en su ciudad y deja todo para hacer planes contigo. Para dedicarte su tiempo. Gracias, Silvia.

Vivamos y seamos felices!

On the road

Este mar de nubes es el que nos acompaña rumbo a Barcelona.

Madrugón y ganas se unen en este AVE que vuela casi a 300km/h.

Este día promete. A ver cómo se nos da.

Feliz miércoles!

L´equip Petit

 

Merece la pena ver este corto.

Porque no todo es ganar, ni marcar goles en la vida.

Hay que saber disfrutar. Ser feliz.

Estos niños son grandes.

 

Lentillas

 

 

Hoy no es lunes de los buenos.

Es lunes de los buenísimos. Plató, calorazo, trabajo y más trabajo, y sueño.

Estoy luchano por seguir mirando y aprendiendo, aunque igual debería cambiar de lentillas.

 

¡Feliz lunes!

 

 

 

 

Finde!

(Foto del finde, en un bar simpático de Malasaña)

 

Se acaba el finde largo.

Se han ido las visitas.

Se queda el calor.

 

Me agarro a los buenos momento para que no se descompongan con este clima infernal.

 

Mírala

 

 

Día de ver pasar el tiempo.

 

 

¡Feliz viernes y feliz finde!

Mojito

Hoy, después de casi un año, volveré a ver una gran amiga.

Una de esas personas que no ves desde hace mucho tiempo, pero que cuando te reencuentras sientes que no ha pasado el tiempo, que la confianza y complicidad siguen intactas.

Mi visita viene desde México, con toda su simpatía, una gran sonrisa y ese acento tan “padre, wey”.

Compartimos el nombre, una cuadrilla de amigas única y varios veranos por el norte, con sus san fermines, sus excursiones, sus noches de sábado y sus cafés con leche con hielo.

Este año la espero en Madrid, con muchas ganas de escucharla y hablar, con un calor un poco insoportable.

Y claro, para que no odie ni a Madrid ni a mí por este clima que le espera, nos iremos a tomar  varios mojitos frescos y que pase el tiempo, si quiere, que nosotras ya lo tendremos todo.

Porque amistades así no se enfrían, por mucho que nos derritamos de turismo por la ciudad.

Brindaremos por Tafalla, las amiga y porque la próxima vez que nos veamos sea en Acapulco tomando mojito en una playa paradisíaca.